Por qué debes incorporar sí o sí plata en tus compras

Muchos clientes acuden a la tabla de cotización de los metales preciosos para decidir cuál de ellos adquirir acompañando al oro, el metal más demandado de todos con diferencia por la seguridad que ofrece su valor refugio. El problema es que esta observación descontextualizada puede llevarte a descartar a la plata y a infravalorarla.

La ratio plata/oro, la cantidad de onzas de una para comprar la otra, se encuentra en la actualidad en los 113, alta, pero menor que el pico de los 125 en los que se encontraba en marzo. De ese crack de marzo, el oro ha conseguido recuperarse en unas semanas, pero al metal gris le ha costado algo más: esto se debe, en parte, a que la plata está más expuesta a la situación de las industrias.

De hecho, esta ratio puede ser un indicativo del estado de las economías del mundo y del mercado. Cuanto más alta sea esta, más posibilidades tenemos de enfrentarnos a un suelo de mercado. En 1991, coincidiendo con la Guerra del Golfo, marcaba un máximo de 100; mientras que en los últimos 20 años la media ha sido de 60. Pero estos números hay que ponerlos en contexto: el oro se estimula especialmente en épocas convulsas, por lo que el aumento de la distancia entre ambos significa que la plata es incapaz de seguir el aumento desmesurado del metal dorado, no que la plata se encuentre en un senda decreciente. 

El atractivo de la plata guarda una estrecha relación con este índice: cuando más alta es, más atractiva se vuelve la plata como alternativa al oro. Los inversores tienden a diversificar y a aumentar su exposición al metal gris cuando más alto es el precio del oro debido a que lo ven como una alternativa barata. 

La diferencia del oro y la plata

Pero la plata sigue siendo un activo atractivo a ojos de los ahorradores, y la situación actual presenta una oportunidad magnífica para hacer compras con precios bajos y que el riesgo sea mínimo: así lo cree el banco canadiense Scotiabank, que en un análisis aseguraba que la plata seguirá el mismo camino que el oro, aunque a una escala menor. Las posibilidades de que sobrepase los 20$ la onza son reales en función de varios escenarios, entre los que se encuentra las hipotéticas perspectivas positivas del metal dorado —que los expertos aseguran que llegará a las 3.000$ la onza— así como los riesgo de inflación y reflación. 

Pero la plata difícilmente puede compararse con el oro, un activo dedicado principalmente a la inversión. El metal gris también tiene otros usos, como el industrial. Este dualismo hace difícil establecer correlaciones entre ambos y que sea valorado por los medios tradicionales. Esto la expone más a la situación de la industria mundial y la hace más dependiente. 

Pero precisamente en un mundo que debe trabajar para reducir las emisiones de CO2 y cuidar los recursos existentes, la plata tiene mucho que decir. Cada vez se costruirán más paneles solares, lo que se traducirá en un aumento de la demanda de la plata y una disminución de la oferta existente. Ese era también uno de los escenarios que planteaba Scotiabank para que se revalorizara: que el stock disponible fuera aún más reducido. 

La posición del dólar también influirá: si la Administración Trump consigue su cometido de debilitar al dólar —la FED ha recortado las tasas de interés varias veces en el último año y roza el cero—, la plata aumentará su valor y atractivo en el mercado y su cotización podría alcanzar máximos en años.

Razones para comprar el metal gris

Un rally en el mercado del oro será imitado, aunque en menor grado, en el de la plata. No sería extraño ver al metal gris alcanzando el récord de 25$ la onza si esto sucediese. Para ello será esencial que China se recupere, como parece que lo hace, de la crisis del coronavirus: es la nación que más activos consume y el mayor productor de paneles solares.

La política de Trump y las elecciones que se aproximan podrían dañar la credibilidad financiera de Estados Unidos y mermar la capacidad del dólar. Esto, unido al recorte de las tasas de interés, están acabando con el poderío de la moneda norteamericana, lo que se traducirá en un fortalecimiento de los metales preciosos.  La política coordinada de estimulación monetaria y fiscal del BCE y la FED podrían provocar una inflación más poderosa que la de 2008.

El crash provocado en marzo, cuando la plata rozó los 10 dólares la onza, tiene también sus puntos de vista positivo. Todas las manos débiles a los que los metales preciosos les quemaba en las manos han vendido lo que tenían y han salido del mercado del oro y la plata. 

La plata será una magnífica opción para combinar con el oro. Si tienes intención de comprar metales preciosos y no sabes hazlo, los consultores de Silver&Gold Patrimony están a tu entera disposición para resolver todas las dudas que puedas tener y ofrecerte nuestros servicios de gestión de compraventa de metales preciosos para que le puedas sacar el máximo partido posible.



Deja una respuesta

Déjanos tu mail y te enviamos nuestro Brochure Corporativo
Presentación SilverGold
Acepto
Sky Rocket Your Agency Income
Get Our Free Guide to
Déjanos tu mail y te enviamos nuestro Brochure Corporativo
Presentación SilverGold
Acepto
Sky Rocket Your Agency Income
Get Our Free Guide to
Nuestra web utiliza cookies y solicita tus datos personales para mejorar nuestros servicios y también la experiencia de navegación. Si continúas navegando en esta página, consideramos que aceptas su uso en los términos indicados en la Política de Cookies. Bienvenido.