Consejos para identificar el oro falso

El conocido como oro falso es aquel que se vende con pretensión de ser oro de inversión pero que, en realidad, tiene menos de 10 quilates. El método más fiable para conocer su grado de pureza y su peso es acudir a tu joyero de confianza, pero no todo el mundo tiene uno o, en el momento de una compra, tiene la oportunidad de hacerlo. Aún así, vamos a enseñarte un par de consejos para que puedas comprobar si se trata de oro auténtico o te están intentando timar. 

¿Has visto alguna vez a alguien morder una pieza de oro? Es una forma muy antigua de comprobar si es oro de verdad, aunque no es muy fiable y tampoco recomendamos hacerlo. El motivo de morderlo es que el oro es un metal blando y se supone que si esa mordida deja marcas, es auténtico. Pero esto es un mito en cuanto que en realidad podría estar recubierto de oro y hecho de otros metales como el plomo. Además, si es auténtico y dejas marcas, estarás estropeando el metal que acabas de comprar. ¡Mejor no lo hagas! 

IDENTIFICAR EL ORO DE FORMA CASERA

Lo primero, fíjate atentamente en el lingote o moneda que te estén ofertando. ¿Tiene marcas oficiales, sello con el porcentaje de finura o el número de quilates? Si no los tiene, ten por seguro que será falso. Si los tiene, existirá la posibilidad de que hayan sido falsificados. Por si acaso, mira con detenimiento si hay algún lugar que esté descolorida, principalmente los bordes o las zonas en las que esté en constante roce. Si se ve que ha perdido algo de color y se atisba otro… sentimos decirte que ese objeto solo está recubierto de oro. 

Más sencillo es utilizar un imán. Prueba a juntar dicha pieza de oro a este y, si se siente atraído, es completamente falso ya que el metal dorado no es magnético. Aún así, que no se sienta atraído no significa al 100% que este sea oro auténtico, ya que puede que el producto falso incorpore metales no magnéticos para engañar al hipotético comprador. 

Otra técnica más fiable es la de frotarlo con cerámica sin vitrificar (fabricada con arcilla sin refinar). Eso sí, si es una moneda te recomendamos no hacerlo porque podría perder cierto valor al rascar su superficie. Si la cerámica deja marcas negras, no es oro auténtico, pero si las marcas son doradas, probablemente sí. 

Otro método similar a esta es utilizando una piedra de toque (o piedra de rayado de ácido), en la que se dejan varias señales débiles en esta tras rascarla con el objeto en cuestión, sin apretar demasiado, de un centímetro más o menos de profundidad. Posteriormente, vertemos un poco de ácido nítrico sobre la piedra. Ello nos permitirá saber, a partir de la marca que deje, si se trata de una piedra bañada en oro o aparentemente está hecho de él. 

Si quieres utilizar un material más común, puedes cambiarlo por el limón. Vierte el juego de la fruta amarilla sobre el oro y pase un paño blanco por él: si se pone negra, es oro falso mientras que si la tela sigue igual, estás ante oro verdadero.

Medir la densidad del oro

Otra forma de comprobar la veracidad del metal es midiendo su densidad. Para ello:

  1. Pesa la pieza en cuestión con un instrumento lo más preciso posible y apunta el resultado
  2. Introdúcela en un envase en el que puedas medir los mililitros. Vierte el agua hasta una determinada altura. Luego, deposita el oro y calcula cuánto ha subido: a esa cifra, réstale la anterior. 
  3. Posteriormente, divide los gramos de oro con el resultado anterior y, si el resultado se aproxima a los 19, entonces lo más probable es que sea oro puro (24 quilates) o que el falsificador está usando materiales con su misma densidad. Si el resultado es 15, estás ante oro de 18 kilates; 13, 14 quilates; y 12, 10 quilates.

Hay otro método para comprobar si estamos ante material falsificado o no, pero es tiene riesgos y es mejor dejárselo a los profesionales, ya que requiere el uso de ácido nítrico y puede causar daño en la piel e incluso en las vías respiratorias. Esta consiste en introducir la pieza de oro en un envase o recipiente de acero inoxidable y verter una gota del ácido. Si no hay ninguna reacción, estás ante una pieza auténtica, pero, si por el contrario cambia ligeramente de color, sentimos decirte que no es real. Con el color que sale puedes identificar el material que han usado:

  • Si el color que adquiere es un dorado más intenso, probablemente hayan usado latón y lo hayan bañado en oro
  • Si coge color verde, la variedad de metales usados es tan variada que es imposible determinar uno
  • Si la superficie adquiere color blanquecino, probablemente utilizaran plata de ley y lo bañaran en oro

También hay métodos en los que utilizar productos muy caseros, como el vinagre o el fuego. El primero podemos usarlo en una taza llena de vinagre blanco en la que sumergimos la pieza de oro. Tras 15 minutos, sácala, lávala y evalúa si ha habido algún cambio de color: el oro verdadero brillará aún más —esto puede ser un método para limpiarlo— mientras que el falso cambiará por su reacción al ácido acético.



Déjanos tu mail y te enviamos nuestro Brochure Corporativo
Presentación SilverGold
Acepto
Sky Rocket Your Agency Income
Get Our Free Guide to
Déjanos tu mail y te enviamos nuestro Brochure Corporativo
Presentación SilverGold
Acepto
Sky Rocket Your Agency Income
Get Our Free Guide to
Nuestra web utiliza cookies y solicita tus datos personales para mejorar nuestros servicios y también la experiencia de navegación. Si continúas navegando en esta página, consideramos que aceptas su uso en los términos indicados en la Política de Cookies. Bienvenido.