¿Cómo ha afectado el coronavirus al oro?

El oro está siendo uno de los activos más mediáticos del año. Empezó subiendo como la espuma con el bombardeo estadounidense a una base iraní y el conato de guerra, superando con creces los 1.500 dólares la onza. Cuando se superó ese miedo y el conflicto comercial entre China y EE.UU. también se aparcó, apareció el coronavirus, que ha impulsado al oro por encima de los 1.600 dólares la onza. 

No fue hasta que el virus llegó a medio mundo cuando el oro comenzó a contagiarse de sus consecuencias: llegó a alcanzar máximos en 7 años. Una semana después, corrigió su posición y ahora ya nadie espera otra cosa que vaya asentándose en posiciones mayores. De hecho, la empresa Goldman Sachs ha llegado a asegurar que el oro tiene “inmunidad al coronavirus y está conformándose como una apuesta segura para los inversores debido al caos que está reinando las bolsas internacionales. Eso ha llevado a uno de los portavoces de la empresa, Jeff Currie, a decir que “mientras que hay mucho en el entorno actual que se mantiene incierto, hay una que no: el oro”. 

Es cierto que hubo semanas donde el metal dorado, junto al resto de “hermanos” sufrió bastante: a finales de febrero tuvo una de sus peores actuaciones semanales, en la que sus precios cayeron casi un 5%. Pero tiene una explicación: la oportunidad de venta hizo reducir la exposición a estos y, por ende, se vieron debilitados. Pero se ha recuperado rápidamente. Hasta el punto de que Deutsche Bank puede verlo en cifras tan abultadas como los 2.600 dólares la onza

En ese clima positivo respecto a los metales preciosos tiene mucha culpa el coronavirus, que ha disparado el miedo, donde reina el oro. De hecho, en esta coyuntura la Reserva Federal norteamericana (Fed) ha rebajado el precio del dinero en 50 puntos básicos debido a los negativos augurios sobre el futuro de la economía mundial. Los tipos de interés quedan de esta manera en el rango de 1. Un experto de la consultora Ostum AM interpreta a partir de las actuaciones de la Fed el miedo de esta a una posible recesión, muy potente en caso de que persista la incertidumbre. 

De esta manera, y siguiendo la estela de la FED, muchos bancos centrales del mundo podrían incrementar sus medidas de soporte acomodaticio. Según el banco alemán Deutsche Bank, esto permitirá al oro proyectarse y crecer mucho más: provocará lo que vulgarmente se conoce como la pescadilla que se muerde la cola, ya que más inversores preocupados adquirirán metales preciosos —o en compañías mineras o en ETF— y, a su vez, estos se revalorizarán. En palabras recogidas por Bloomberg, la analista de mercados de CMC Market cree que “ es probable que nos dirijamos a otro ciclo de flexibilización, por lo que el precio del oro estará respaldado en los próximos seis a doce meses”.

Según Jeff Currie, el metal dorado ha conseguido superar a otros activos seguros “como el yen japonés o en franco suizo, tendencia que seguiremos viendo siempre y cuando se mantenga la incerteza que rodea al COVID-19”. En dinámicas contrarias se encuentran tanto las criptomonedas, consideradas erróneamente por algunos como un valor refugio, como el fondo norteamericano, cuya rentabilidad a 10 años está camino al 0%. 

El miedo que invade al mercado por el impacto del coronavirus en la economía mundial solo deja una posible alternativa: refugiarse en el oro, beneficiarse de su estatus de valor refugio y protegerse de la inflación y de las fuertes caídas de las bolsas. 

¿No sabes cómo o dónde comprar oro? Desde Silver&Gold Patrimony te ofrecemos nuestro conocimiento del sector de los metales preciosos para gestionar tus compraventas y sacar el máximo partido de estos. 



Deja una respuesta

Déjanos tu mail y te enviamos nuestro Brochure Corporativo
Presentación SilverGold
Acepto
Sky Rocket Your Agency Income
Get Our Free Guide to
Déjanos tu mail y te enviamos nuestro Brochure Corporativo
Presentación SilverGold
Acepto
Sky Rocket Your Agency Income
Get Our Free Guide to
Nuestra web utiliza cookies y solicita tus datos personales para mejorar nuestros servicios y también la experiencia de navegación. Si continúas navegando en esta página, consideramos que aceptas su uso en los términos indicados en la Política de Cookies. Bienvenido.