Oro y bitcoin, ¿cuál tiene valor refugio?

El oro y el bitcoin generan debates anuales sobre su idoneidad. Y si bien es cierto que la criptomoneda está en un gran momento alcista y dejando atrás a otros activos de inversión, también lo es que después de superar el valor de 19.900 dólares en diciembre de 2017, en solo 60 días descendió hasta los 6.375, un retroceso que golpeó a todos los que lo poseyeron. En una evidente muestra de volatilidad, ¿podríamos de verdad considerar que tiene valor refugio? 

Un estudio de Daily FX pone de manifiesto esta diferencia de volatilidad a través del ATR, media real del roango, que analiza los movimientos medios registrados en un tiempo específico. Los meses marzo, junio y noviembre de 2016, el ATR de la criptomoneda fue mucho más alta comparada con el oro: un 1, un 5,8 y un 1,2% respectivamente de diferencia.

De acuerdo a Philipp Vorndran, estratega de mercado en Flossbach von Storch, el bitcoin no es “un medio adecuado para conservar patrimonio”, esto es, no es un contenedor de valor como los propios metales preciosos, una característica imprescindible si para el valor refugio. Además de su volatilidad, la falta de garantía de seguridad y la dependencia a su sistema informático chino, “la existencia de otras muchas criptomonedas pone en riesgo la ventaja de la escasez de bitcoins y por lo tanto debilitan su principal ventaja frente a los bancos centrales que pueden producir dinero de manera casi infinita”, explica. 

El valor refugio del oro

La tangibilidad también es una característica importante. El oro se puede palpar, guardar en almacenes físicos o incluso en tu propia casa: lo que nos queda del bitcoin es una “llave privada” que puede peligrar por hackers o piratas informáticos. El hecho de poder tocar tu activo puede parecer irrisorio pero no es nada desdeñable por la seguridad que genera tenerlo presente. 

Si bien es cierto que, mientras que el bitcoin se ha revalorizado un 42% este curso por el 5,25% del oro, aquí no se discuten las subidas, sino el carácter de valor refugio. Y el primero, por muy buenas actuaciones que firme, no puede presumir de tenerlo. 

Tampoco tiene una diversidad de funciones y de demanda, esto es, solo compran bitcoin los inversionistas, ya sean profesionales o amateurs, y para aprovechar la especulación de su cotización y el desarrollo de su tecnología. Por su parte, el metal dorado, con más de 7.000 años de historia, está más diversificado: para joyar, para inversión, para la industria tecnológica o los bancos centrales. Con diferente peso en cada uno —destacan su uso para joyas y las compras de bancos centrales por encima del resto—, su creciente y variado uso le da mayor estabilidad que el bitcoin. 

Tal y como adelantó el periodista José Manuel del Puerto, el bitcoin cayó un 6% en plena crisis del coronavirus mientras que el oro y el resto de metales preciosos se revalorizaba. “A pesar de que la criptomoneda lleva una semana merodeando los 10.000 dólares, los últimos episodios de pánico no han servido para acercar su gráfica a esta cota”. El llamado ‘oro digital’ se parece bastante poco al verdadero oro. 

El bitcoin y el oro, ¿útiles como moneda?

Hay tres características esenciales que debe cumplir un activo para ser considerado como una moneda: que tenga valor de almacenamiento, de cambio y que sea unidad de contabilidad.

El bitcoin puede ser un método de pago en algunas compañías del mundo, pero no es algo extendido. Con el oro ocurre algo igual, aunque hay países como México que está empezando a estudiar que una de sus monedas bullion sí pueda ser aceptada como pago o en Wyoming (Estados Unidos), donde se va a estudiar la posibilidad de crear depósitos para que se pueda pagar con oro y plata. 

En lo que respecta a unidad de contabilidad, se refiere a que pueda ser divisible: ambos lo son, aunque es más complicado hacerlo con el oro. Sobre la unidad de almacenamiento, alude a que seguirá teniendo valor conforme vaya pasando el tiempo. Esto es algo bastante evidente en el oro, que en 7.000 años de historia ha sido un activo muy requerido: por el contrario, el bitcoin no es tangible y es complicado asignarle esta característica. 

Como hemos podido ver, ninguna de los dos puede considerarse una moneda, aunque el oro tiene más posibilidades de ser considerado como tal. 

En Silver&Gold Patrimony recomendamos recurrir a los metales preciosos en lugar del bitcoin en momentos de inestabilidad económica, puesto que valor seguro te ayudará a mantener el poder adquisitivo de tus ahorros y protegerte de la inflación, hecho que difícilmente conseguirás con la criptomoneda. ¡Ponte en contacto con nosotros para abrir y gestionar tu patrimonio de oro, plata y otros metales! 



Deja una respuesta

Déjanos tu mail y te enviamos nuestro Brochure Corporativo
Presentación SilverGold
Acepto
Sky Rocket Your Agency Income
Get Our Free Guide to
Déjanos tu mail y te enviamos nuestro Brochure Corporativo
Presentación SilverGold
Acepto
Sky Rocket Your Agency Income
Get Our Free Guide to
Nuestra web utiliza cookies y solicita tus datos personales para mejorar nuestros servicios y también la experiencia de navegación. Si continúas navegando en esta página, consideramos que aceptas su uso en los términos indicados en la Política de Cookies. Bienvenido.