El oro físico, mucho más seguro que las ETF o los certificados de oro

Hay varias maneras de invertir en oro y beneficiarte de sus amplias características: las ETF, conocidas como oro papel; las acciones en compañías mineras; las CDF;  y la que nosotros consideramos la más segura: la adquisición de oro físico. Las malas previsiones económicas que se avecinan volverán a poner a los metales preciosos en el escaparate. Te explicamos por qué lo mejor que puedes hacer es comprar oro físico y no dejarte guiar por el resto de opciones. 

Las ETF están bastante extendidas ya que la gran mayoría de bancos europeos no puede comerciar con oro físico: esto obliga a los asesores financieros a ofrecer a sus clientes bonos que imitan el comportamiento del oro, sobre la base, además, de que el oro físico no es seguro, es demasiado caro y podría exponerle a robos. Lo cierto es que al asesor en concreto no le interesa esa última opción porque supondría alejarse del patrimonio de su cliente

Las ETF de oro

Las ETF vienen a ser una réplica de una cesta de activos en los que se puede comprar o no el activo de referencia, además de requerir un liquidador bancario. Su objetivo es replicar de manera lo más similar posible la cotización del oro. De esta manera, el cliente no está comprando el metal en sí mismo, sino una acción creada para en un futuro permitir la inversión del oro a través de ella misma. Será importante saber el volumen de respaldo que el fondo tiene en el oro, esto es, si realiza una réplica física del índice de referencia. 

Estas ETF están obligadas a respaldar sus acciones en activos del metal dorado, normalmente en forma de lingotes. Cada acción de las ETF representa un décimo de una onza de oro, y sus comisiones dependerán del suministrador del servicio. Otro de sus puntos negativos es la moneda de operación de esta: el oro físico acepta cualquier moneda del mundo, sin embargo, las ETF normalmente compradas en monedas que no sean dólares conllevan un mayor interés. Es decir: si tú quieres transformar tus plusvalías en euros, el suministrador cambia la divisa al tipo de cambio que la empresa decida, arañándole parte de su plusvalía.

Las ETF, además, no te hacen propietarios del oro, sino de una deuda del fideicomiso que está respaldada por el oro. Otra de las consecuencias de esto es que, en caso de que quiebre la compañía gestora y en el momento del proceso concursal, sus acreedores no podrán recuperar su dinero del fondo. Puede darse el caso de que estos se comporten de forma diferente

Y un último apunte: normalmente las ETF trabajan con dólares porque la normativa europea, conocida como UCITS (Undertakings for Collective Investment in Transferable Securities), impide que este tipo de fondo en Europa esté compuesto por un único activo. 

Las CFD

Las CFD (contratos por diferencia), por el contrario, son un derivado no requieren de las liquidaciones ni el control del efectivo por parte de los bancos, sino por parte de las entidades autorizadas, y además conllevan un apalancamiento en la inversión y pueden estar sujetos a recargos por intereses diarios en tiempo que el negociador tenga la posición abierta. Su precio está basado en el de un activo subyacente, en este caso el oro. Solo que no estás adquiriendo el activo en sí, sino un contrato u operación abierta con el gestor. Eso les permite operar con diferentes productos sin tener que poseerlos. 

De acuerdo al último dato del Consejo Mundial del Oro, la inversión en oro procedente de ETF ha subido 298 toneladas, un aumento del 595% respecto a este mismo trimestre del año pasado, una cifra espectacular. Pero, como alertó la compañía DoubleLine, en caso de falta de suministro de oro este recurso podría tener un resultado estrepitoso, ya que no habría suficiente metal para cubrir la demanda. 

Y el oro físico, ¿qué?

En nuestro país no existe tradición por este valiosísimo y tradicional activo refugio. En Silver&Gold Patrimony hemos tratado de trasladar el interés de otras naciones por este, explicando los varios beneficios que entraña tener un patrimonio de oro por pequeño que sea: serás el propietario exclusivo de los metales preciosos que compres, no existe riesgo de contraparte, tú decides cuándo vender y tiene bastante liquidez. 

En resumen, esta opción es mucho más asequible porque te conviertes en el único titular del activo sin tener que depender de otras compañías y puedes elegir guardarlo en tu casa o confiar en nuestros servicios de custodia.Además, los costes y las comisiones del oro físico son menor que las ETF. 

El futuro es incierto. Si te preocupa lo que puede pasar con tus ahorros, no hay mejor seguro que el de los metales preciosos: no solo conseguirás retener el valor de estos sino que probablemente se incrementen. En tiempos convulsos, confía en los valores refugio y despreocúpate de lo que puede pasar con aquello que llevas guardando toda tu vida. 



Deja una respuesta

Déjanos tu mail y te enviamos nuestro Brochure Corporativo
Presentación SilverGold
Acepto
Sky Rocket Your Agency Income
Get Our Free Guide to
Déjanos tu mail y te enviamos nuestro Brochure Corporativo
Presentación SilverGold
Acepto
Sky Rocket Your Agency Income
Get Our Free Guide to
Nuestra web utiliza cookies y solicita tus datos personales para mejorar nuestros servicios y también la experiencia de navegación. Si continúas navegando en esta página, consideramos que aceptas su uso en los términos indicados en la Política de Cookies. Bienvenido.